El reciente Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, está en proceso de tener el permiso de construir el muro sobre la frontera. Lo que le impide lograr esta construcción es la falta de dinero y la falta de votos a favor por parte de algunos legisladores. Donald Trump hizo un cierre parcial en el gobierno en Diciembre. El gobierno suspendió los servicios públicos y causó que los empleados públicos no trabajan por una cierta cantidad de tiempo sin recibir su pago. Esto afectó a más de 800,000 trabajadores gubernamentales. El Presidente Trump tomó la decisión de hacer este cierre para presionar a los demócratas a dar los fondos para el muro, que se estiman en unos 5.7 billones de dólares. Por esta razón, el gobierno fue cerrado parcialmente. Esto causó muchas inconveniencias para trabajadores federales y personas retiradas del gobierno. Brock Long, el administrador de la Federal Emergency Management Agency, dijo “También quiero dejar en claro que no hay mayor prioridad que garantizar, para aquellos que faltaron a los cheques de pago, que les paguen lo más rápido posible.” Presidente Trump, y sus legisladores, tienen hasta el 15 de febrero para recibir ayuda financiera de billones de dólares de la partida Republicana, ya que la partida Democrática a negado en ayudar a financiar el muro fronterizo. El precio aproximado para construir el muro es de $25 billones de dólares. Hasta en este momento, el gobierno tiene aproximadamente 700 millas de muro y vallas alrededor de toda la frontera. Algunas de las cercas sobrepasan los 10 pies y están localizadas en lugares más poblados. Estas cercas son especialmente para las personas que intentan entrar a los Estados Unidos caminando. Pero, aun así hay personas que logran subirse sobre las cercas o pasarse por en medio de ellas. Hay otros tipos de barreras más pequeñas en altitud pero más difíciles de cruzar. Estas barreras son para los vehículos que intentan cruzar la frontera. Aparte de eso, hay más de 16,000 agentes de la Patrulla Fronteriza sobre San Diego, El Centro, Yuma, Tucson, El Paso, Big Bend, Del Rio, Laredo, y El Rio Grande Valley. Al construir una nueva barrera, al gobierno y a Trump les costaría 40 millones de dólares por cada mil millas y 50 pies de alto. No es la primera vez que un presidente le pide al congreso que le ayude con los fondos para construir el muro. Por ejemplo, algunos presidentes que han hecho un esfuerzo de construir un muro para tener mejor seguridad en el país incluye George H.W. Bush, Bill Clinton and George W. Bush. Con el muro, el número de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos podría disminuir y la economía del país se reduciría considerablemente. Los inmigrantes ilegales pagan miles de millones de dólares en impuestos, compra de bienes y servicios, y también mejoran la productividad estadounidense en sectores como la agricultura. Un estudio, por el Instituto Cato, concluyó que la economía interna caerá de manera exagerada, aproximadamente de 1.5 a 2.6 billones de dólares en una década. Desde el año 2000, el número de inmigrantes huyendo a los Estados Unidos ha disminuido un 82 por ciento debido a las barreras en la frontera. También se informa que Donald Trump planea confiar en una ley, Ley Del Cerco Seguro 2006, como fuente de autoridad legal para el muro. Presidente George W. Bush, el creador de la Ley Del Cerco Seguro 2006, dijo en 2006: “Esta ley ayudará a proteger al pueblo estadounidense. Esta ley hará nuestras fronteras más seguras. Es un paso importante hacia la reforma de inmigración.” El Presidente Donald Trump no dejará de batallar por la seguridad del país, aunque muchos han estado opuesto a sus ideas.

 

By Daniela Diaz

Spanish editor

Leave a Reply